Jorge Urdiales Yuste

Las Rutas de Delibes van de pueblo en pueblo


El gusanillo por las Rutas de Delibes le entró a mi tío Alfredo en septiembre de 2013. Se propuso recorrer todos los pueblos de las Rutas y ya lleva 12 de treinta y tantos que las componen.

Mi tío Alfredo está jubilado. Trabajó en la RENFE, en Madrid, toda su vida. Pero él nació en Castrillo Tejeriego y de joven volvía todos los veranos a segar, acarrear y trillar la cosecha de su familia. Hacían falta brazos en casa al llegar el verano y los de Alfredo eran recios, como su apellido.

Quintanilla de Onésimo. Foto: Jorge Urdiales

Quintanilla de Onésimo. Foto: Jorge Urdiales

Ahora, con los hijos ya casados y con varios nietos, tiene tiempo de volver a sus raíces. Le conté como coautor que soy, que estábamos presentando estas rutas de la mano de la Diputación de Valladolid. Le gustó la idea y quiso llevar las rutas del escritor a la práctica, sobre el terreno. Sin prisas, jugando con la climatología, aguardando en invierno y aprovechando la primavera y el otoño.

Los tres guardianes de la web puebloenpueblo.com me dieron la oportunidad de contar las aventuras y desventuras de mi tío por estos pueblos que componen las  Rutas de Delibes. Y el goteo ha sido constante. Si mi tío se dedica a recorrer estos pueblos vallisoletanos, yo le escribo las crónicas de lo que ha visto, sentido, comido, escuchado… Y las rutas se van marcando en el corazón y en el alma de este viejo castellano que pasa de los 80. Y en cierto modo, todas las experiencias, datos y detalles que me cuenta mi tío al volver de Valladolid, se me marcan a mí también y supongo que a los que leen mis artículos.

Presentación de la Ruta, 2 de julio. (Presidente de la Dip. e hijos de Delibes)

Presentación de la Ruta, 2 de julio. (Presidente de la Dip. e hijos de Delibes)

Alfredo, después de haber pasado por Olmedo, Tordesillas, Villanueva de Duero, Villanubla, Villafuerte, San Miguel del Pino, Aniago, Valladolid, La Mudarra, La Sinova, Quintanilla de Onésimo y Medina de Rioseco, se ha comido algún que otro lechazo, ha merendado amarguillos, ha visitado el Canal del Duero, ha redescubierto los páramos en los que cazó Delibes, se ha detenido a comparar las diferentes traseras de los corrales de los pueblos, ha visitado castillos, ha sentido el remusguillo en la cara, ha comprado pan lechuguino, ha vuelto a ver viejos amigos, ha pegado la hebra con otros nuevos, ha rezado junto a una ermita, ha hecho fotos y ha visto las D de Delibes como monolito que vigila todas estas rutas.

Las Rutas de Delibes por la provincia de Valladolid son de los vallisoletanos y de los turistas. Son también de los que, como mi tío Alfredo, combinan la pertenencia a esta provincia y el placer de visitarla como turistas. Desde que empecé a escribir el paso de Alfredo por los pueblos de las rutas, forman parte de esta web de pueblo en pueblo. No quiere mi tío Alfredo llevar sus aventuras a otro sitio. Desea que mis crónicas salgan en esta web que expone con claridad y rigor la vida y costumbres de una provincia tan castellana y española como Valladolid. No quiere cambiar de sitio porque ya está en el lugar ideal: www.puebloenpueblo.com

                                                                                              Jorge Urdiales Yuste

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s