La Voz del Pueblo

¿Qué es Castilla sin castillos?


Una pregunta aparentemente necia, pero necesaria para explicar el desencanto y el abandono de un símbolo permanente en nuestras banderas y escudos; sobre las que se amparan algunos sin hacerse esta ingenua pregunta. Tierra de castillos antes, ahora Tierra de vestigios.

Ejemplos hay muchos, con tan solo recorrer una tarde de domingo  los pueblos de cualquier comarca de Castilla y León, te tropezarás con un espectáculo lóbrego, digno de un lugar que olvidó su génesis. Centrándome en uno solo para reseñar cualquier otro castillo que se os venga  la mente (seguro alguno tendréis) hago referencia al castillo de Torremormojón.

torremormojon

Vista aérea del Castillo de Torremormojón

Conocido en la comarca como “La estrella de Campos”, el castillo de Torremormojón se levanta sobre un cerro testigo en las lindes palentinas de los Montes Torozos en la comarca conocida como Alcor-Tierra de Campos, cercano a la bella localidad de Ampudia.

Un castillo que podría pasar desapercibido, esconde entre sus destejidas ruinas un distintivo significativo, pues fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1878, uno de los primeros monumentos españoles en adquirir este emblema. Sin embargo y aquí esta lo curioso y lo irónico, Está incluido en la Lista roja de edificios históricos en peligro de la asociación para la defensa del patrimonio Hispania Nostra.

Un choque de trenes que solo en este país podemos encontrarnos. Y una pregunta se me hace evidente ¿es una broma? Que significado tienen estas tres palabras “Monumento-Histórico-Nacional”  cuando solo la imaginación de los más imaginativos puede edificar en su mente lo que son unos escombros con una forma semejante a lo que antaño sería una fortaleza castellana.

Antigua torre del castillo reconvertido en palomar

Antigua torre del castillo reconvertido en palomar

Es un chiste de mal gusto, que anima a liarse a guantazos con aquellos personajes que por monumento entiende piedras deshilachadas  y que por historia entienden ficción. Me ofusco al pensar que un patrimonio, merecedor de numerosas postales, se convierte año a año en un recuerdo de añejos  personajes y premios huecos. Furia e irritación padezco solo con observar estupefacto en lo alto del alcor de Torremormojón, unas murallas de un castillo que fueron convertidos en palomares improvisados, ignorando lo que esos muros representan. No os confundáis, no culpo a los 50 humildes vecinos de este terracampino pueblo, sino a todos aquellos responsables de infectar nuestra cultura de efemérides; de recuerdos de tiempos pasados, sin cavilar de donde provienen  y actuar al respecto.

Castillo de Torremormojón

Castillo de Torremormojón

Un castillo, el de Torremormojón, expuesto a la erosión de climas hostiles, infectados  sus muros de la lepra de la ignorancia, se desmoronan lentamente. Un castillo, el de Torremormojón, cuyas bóvedas subterráneas, son los únicos vestigios protegidos que edifican la frontera entre la existencia y el olvido. Con riesgo de hundimiento, el castillo agoniza en un grito silencioso que solo los más curiosos escuchan.

En pasado, la Estrella de Campos brilla y alumbra en lo alto del cerro, con vistas al pueblo que le da nombre y a una estampa castellana como es la comarca de Tierra de Campos. Desde la estrella se divisan infinitos los campos y los pueblos desperdigados, encumbrados por las iglesias que señalan a campo sagrado, levantando con orgullo la historia de Castilla.

Tierra de Campos de fondo con el castillo de Torremormojón

Tierra de Campos de fondo con el castillo de Torremormojón. Foto. Ricardo Melgar

En presente, la estrella se muere y la luz se apaga, las iglesias que quedan siguen señalando al cielo con paupérrima esperanza  de que lleguen tiempos mejores. Afortunados los castillos que sobreviven a los fuertes vientos que como latigazos, flagelan sus paredes. Oscurece y llueve, los cielos truenan, las piedras pesan, la soledad se eterniza, un símbolo cae y nadie reacciona.

Malaventurada  es una tierra que olvida sus alegorías, aquellos emblemas que dieron luz a su nombre. Castillo significa fortaleza y resistencia, unas cualidades que se han deteriorado hacia extremos, pues la fortaleza y la resistencia no consisten en soportar tempestades, con una estrategia defensiva hacia el tiempo, significa luchar por la esencia que nos identifica, y es por ello que se hace imprescindible VENCER.

Daniel González Martínez

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s