Jesús Zalama

Me pregunto si Podemos acabará con los buñuelos


Las tradiciones en el puente de Todos los Santos parecen abocadas al exterminio en generaciones que no las habrán conocido.

Hace más de una semana que venía barruntando la posibilidad de escribir algo sobre las fechas que por entonces acontecían. Fechas, primordialmente, para el recuerdo a nuestros difuntos, y a partir de ahí, todos los añadidos posteriores.

Pablo Iglesias, líder de Podemos. Foto: El Mundo

Pablo Iglesias, líder de Podemos. Foto: El Mundo

Sin embargo, mientras avanzaba la semana he visto cómo Podemos, la formación política que tiene al televisivo Pablo Iglesias como cabeza más visible, se venía perfilando como seria opción en lo que a posibilidades de gobierno se refiere. Me resultaba paradójico cómo podía darse esto en un país con tradiciones tan arraigadas como el Día de Todos los Santos, o los buñuelos en estas fechas, sin entrar a valorar lo positivo o negativo del hecho.

La realidad te sorprende de frente cuando uno mismo puede contemplar que el puente o fin de semana de Todos los Santos ya no existe y que lo que hay ahora es Halloween. Sí señores, el truco o trato americano ha invadido el cementerio.

No seré yo quien pueda quejarme de celebraciones y fiestas de este tipo puesto que acudo a ellas. El problema, a mi modo de ver, reside en cómo nosotros, los jóvenes, olvidamos el fin de semana propio y adoptamos el foráneo. Pregunten ustedes entre los suyos cuántos fueron al cementerio, si compraron más flores que disfraces o si bebieron más copas que huesos de santos comieron. Y válgame Dios que no probaran los buñuelos. Porque hubo gente que no los comió ese fin de semana, y vaya cosa atroz. Y este disparate no será debido a que la gastronomía no esté de moda, habiendo, como hay, doscientos programa en televisión sobre la gastronomía o la cocina en sus otras doscientas variantes. Y uno se da cuenta del cambio, de que estas cosas ya no son lo que eran y de que Halloween, materialismo puro, ha absorbido el espíritu al fin de semana sobre el que ahora reina.

Y en medio de mis cábalas, Podemos. Pienso yo que si vienen a cambiar lo establecido, puesto que Halloween es ya menú del día, también cambien esto, y se prohíban las máscaras, disfraces y guarradas varias americanas. Porque pienso yo, también todo esto es americano, y no veo demasiado ‘yu es ei’ a Pablo Iglesias.  Vaya, que me estaba autoconvenciendo de que si quería recuperar los buñuelos, los huesos de santo y las visitas al cementerio tenía que votar a Podemos.

Foto: Sabor Artesano

Foto: Sabor Artesano

¿Será la vanguardia lo que nos devuelva la retaguardia? Halloween no deja de ser un invento del capitalismo más atroz, de ese que desdeña el espiritualismo absoluto como es el que lleva por bandera el Día de los Difuntos. Solo hallaba un problema en todo esto: los huesos de santo, los buñuelos, el ir al cementerio etc. suena a demasiado, castizo, de pueblo, antiguo, tradicional… Y, ¡ay amigos!, por ese aro sí que no parece que vaya a pasar nunca Podemos.

Lo peor de todo ya no es que una patochada americana ‘sacacuartos’ haya reventado lo que muchos han venido conociendo, le peor es que hasta que Master Chef, Chicote o cualquier conglomerado gastronómico de ese tipo no reclame el sabor y textura del buñuelo tradicional, futuras generaciones no lo probarán. Ojalá Podemos plante en sus pancartas y carteles un buñuelo en claro símbolo frente a la lucha capitalista, americana y oligárquica. Contra la casta, buñuelo de crema o nata.

Jesús A. Zalama (@pumazalama)

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s