Naturaleza

Lavajo de Lavanderas


Una de las singularidades paisajísticas de las campiñas meridionales de Valladolid es la abundancia de lagunas, lavajos, bodones o charcas que salpican el territorio. Estos humedales esteparios de origen encardorreico, de aguas poco profundas y en general con un régimen hídrico fluctuante y temporal, son vitales para un buen número de especies vegetales y animales adaptadas al mundo acuático. Entre los más señalados destaca el lavajo de Lavanderas.

Los acuíferos subterráneos que ocupan el subsuelo de las campiñas sedimentarias de la Tierra de Pinares vallisoletana, son los responsables de la compleja red de humedales que aparecen diseminados por el paisaje. Dependiendo de sus ritmos de inundación y desecación, íntimamente relacionados con los ciclos de pluviosidad anual, tienen distintas denominaciones. Así, los humedales que rara vez se secan se conocen como lavajos, mientras los que en verano desaparecen completamente reciben el nombre de bodones. También están los menos frecuentes y más estables, lagunas y las esporádicas charcas.

Lavajo de Lavanderas

Lavajo de Lavanderas. Foto: Provincia de Valladolid

A unos tres kilómetros de la localidad de Carpio se encuentra uno de los humedales catalogados con mayor interés de la comarca: el lavajo de Lavanderas. Con una extensión que en los años muy lluviosos puede alcanzar casi un kilómetro de largo y una anchura cercana a los 500 metros, presenta un gran interés ecológico gracias a la relevancia y exclusividad de sus comunidades vegetales y faunísticas. Entre las primeras destacan algunas plantas muy bien adaptadas a la fluctuación y al carácter miniralizado, con altas concentraciones salinas, de sus aguas.

La presencia de joyas botánicas como los rarísimos Microcnemum coralloides, Saueda splendes y Tolypella salina convierte al lavajo de las Lavanderas y a los demás humedales esteparios de la zona, casi todos ellos alimentados por las aguas subterráneas acumuladas en el acuífero de “Los Arenales”.

Esta biodiversidad se ve incrementada por la variada fauna acuática que depende de la existencia del lavajo de Lavanderas. Además de muchos invertebrados y anfibios, el humedal sirve de lugar de nidificacion y descanso a un buen número de aves acuática. Desde los grandes y migradores ánsares y grullas comunes, hasta el ánade real, cerceta común…

¿Cómo llegar?

Tras salir de Valladolid por la A-62 con dirección a Salamanca, después de Tordesillas y a la altura de Alaejos es preciso tomar la VA-801, carretera que por Castrejón de Trabancos conduce hasta Carpio. En esta última población hay que tomar una pista de concentración que en 3 kilómetros conduce a las inmediaciones del lavajo de Lavanderas.

4.3.-lavajo-lavanderas

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s