Naturaleza

El Monte de Berrueces, testimonio de los desaparecidos encinares terracampinos


Al norte de la localidad de Berrueces, en una zona en la que la Tierra de Campos matiza su horizontalidad con suaves ondulaciones, se descubre el Monte de Berrueces.

Se trata de un encinar adehesado -en el que en la actualidad se siembran cerales- formado por centenares de ejemplares añosos y de un elegante porte. Por el medio del bosque pasaba una calzada romana que con el tiempo se convirtió en la Cañada Real Occidental Leonesa.

Foto: Ayunamiento Berrueces.

Foto: Ayunamiento Berrueces.

El aspecto que en nuestros días presenta el paisaje de Tierra de Campos es bien distinto al que se podía contemplar hace unos 2300 años, poco tiempo antes de la llegada a la zona del pueblo celtibérico de los vacceos. Los densos bosques de encinas y quejigos que cubrían gran parte del territorio fueron paulatinamente roturados para dedicarlos a la siembra del cereal. Con la llegada de los romanos, que disponían de una tecnología agrícola mucho más sofisticada, el proceso deforestador se acentuó, pero la consolidación del paisaje actual no llegaría hasta las roturaciones masivas de la Edad Moderna.

Por suerte, todavía quedan agunos testimonios del bosque autótono terracampino. Uno de los más bellos y accesibles es el Monte de Berrueces, que tiene una extensión aproximada de 24,5 hectáreas. Limita al norte con el arroyo de Valdecañas y presenta como límite meridional el escaso caudal del arroyo de las Vinagreras. La secular presión antrópica ha transformado el primigenio bosue c´max, un encinar supramediterráneo de ombroclima seco, en una dehesa raleada para el cultivo de cereales.

Muchas de las encinas del Monte de Berrueces son centenarias y lucen un singular y elegnte porte debido a las habituales podas a las que son sometidas. Tejones, zorros, gatos monteeses y jabalies corretean entre los árboles mientras que en sus ramas se refugian gavilanes, azores o águilas culebreras.

¿Cómo llegar?

Tomar la salida de Valladolid por la N-601, con dirección a León. Tras dejar atrás Medina de Rioseco, esa misma carretera cruza Berrueces y alcanza -en apenas un kilómetro- el monte del pueblo. Está atravesado por el GR-26, sendero de Gran Recorrido que sigue en parte el trazado de la Cañada Real Occidental Leonesa, una de las más importantes para los ganados trashumantes de La Mesta.

Rebeca Díez (@RebecaDMelero)

Anuncios

Categorías:Naturaleza

Tagged as: , ,

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s