Patrimonio abandonado

Villacreces, un pueblo en el olvido


Hoy, Villacreces tiene un hueco especial en nuestro blog. Pertenece al municipio de Santervás de Campos, ubicado en el extremo norte de la provincia de Valladolid, en plena Tierra de Campos. En el año 1828, Sebastián de Miñano y Bedoy le otorgó el nombre de Villacruces y lo describía de la siguiente forma:

“V.S, de España, provincia de Valladolid, partido de Rioseco, obispado de León. A.O., 50 vecinos, 160 habitantes, 1 parroquia, 1 hospital; situado en terreno sano y bastante fértil, con algunos árboles frutales y excelentes aguas. Riega su término el río Valderaduey, y linda con los de Escobar de Campos, y Zorita de la Loma. Produce trigo, cebada, avena, vino, guindas y ciruelas. Dista 10 leguas de la capital”.

Poco queda de lo que por aquel entonces Miñano y Bedoya nos describía. A juzgar por lo que queda de la Iglesia y su enorme torre mudéjar, Villacreces llegó a tener cierta importancia. Sin embargo, el pueblo quedó completamente deshabitado en 1981, tras un éxodo inevitable y gradual. Muchos de sus antiguos habitantes marcharon a una localidad palentina próxima: Villada.

Aunque parezca mentira, Villacreces lleva solo 30 años deshabitado y sin embargo su estado es de ruina total. El paso del tiempo ha podido con el adobe, material de color ocre que se funde con la tierra, lo que da un aspecto hasta cierto punto irreal.

La torre mudéjar del siglo XVI, al ser el único edificio levantado en ladrillo, está condenada a ser el único testigo de la presencia humana en este municipio. La Iglesia de la cual formaba parte fue primero dañada en la Guerra Civil (tuvo que ser reparada con las aportaciones económicas de los vecinos). Más tarde, desmantelada ladrillo a ladrillo por el entonces párroco de Arenillas de Valderaduey para restaurar su propio templo. De esta forma, solo quedan en pie la espadaña y los restos del ábside.

En medio de una frondosa arboleda está la fuente, un pequeño edificio abovedado con una puertita metálica y dos depósitos de agua. En lo alto de una colina, se encuentra lo poco que queda del cementerio: una pequeña caseta y algunas tumbas vacías con sus lápidas destrozadas.

“Villacreces Crece”, es una asociación fundada en el año 2008 que tiene como objetivo recuperar el pueblo como espacio cultural y de educación ambiental. Desde Valladolid, de pueblo en pueblo, nos sumamos a esta iniciativa. Para que ningún pueblo deshabitado quede en el olvido.

Anuncios

2 replies »

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s